El placer de amasar pan

el

Pocas cosas me relajan más en la cocina que amasar. Me gusta el tacto de la masa, notar en las palmas como va cambiando su textura según vas dándole vueltas, hincando la palma y doblándola para volver a empezar. Hoy os dejo una receta laboriosa pero sencilla, con un resultado excelente.

 

Ingredientes:

  • 500 gr. de harina (yo he usado de Candeal, que es más fina)
  • 325 gr. de agua tibia
  • 1 cucharadita de sal
  • 10 gr. de levadura fresca de panadero
  • semillas de amapola para decorar

Preparación:
En un bol grande diluye la levadura en el agua tibia (no caliente) mezclándola a mano. Cuando estén bien mezclados, y dentro del mismo bol, vierte la harina tamizada con la sal hasta conseguir una masa pegajosa. Coloca sobre la encimera un poco enharinada y amasa con las manos durante unos 5 minutos. Verás como se va volviendo suave y manejable.
Estira y dobla la masa. Cubre con un trapo y deja reposar 15 minutos a temperatura ambiente en un lugar cálido.
Repite la operación de estirado y doblado otras cuatro veces más, esperando 15 minutos cada vez.
Tras el último doblado, cubre el bol con papel film y mete en la nevera unas 12 horas como mínimo, pero no más de 24.
Transcurrido ese tiempo (toda la noche o de la mañana a la noche) corta la masa en 4 trozos (para 4 barritas) y da forma de barra, sin volver a amasar ni romper la masa, sólo estirándola y rodándola.
Yo he utilizado semillas de amapola para decorar, pero puedes obviarlas o usar otras de tu gusto. Para ello moja la parte superior de las barras con agua con ayuda de un pincel o tus propios dedos. Vierte las semillas en un plato y pasa la parte mojada de la barra por ellas para que se adhieran.
Coloca las barras en una bandeja de horno cubierta de papel de hornear y retuerce. Deja reposar una hora a temperatura ambiente.
Precalienta el horno a 250º.
Cuando metas la bandeja con el pan, justo en ese momento, coloca una fuente apta para horno con agua en la parte de abajo para que haga vapor y el pan quede esponjoso. Apaga el horno 10 minutos y transcurrido ese tiempo vuelve a encender pero a 200º.
Hornea durante unos 30 minutos. Transcurrido el tiempo apaga el horno y deja el pan dentro otros 10 minutos para conseguir una corteza más crujiente.
Pon las barras a enfriar sobre una rejilla hasta que estén totalmente frías y listas para comer.

Imagen: BMDstudio para MacRecetas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s