Skip to content

Pignola

18/02/2014

Pan dulce italiano, que debe su nombre a una ciudad de la región de Basilicata, al sur de Italia, estupendo para desayunar por las pasas y avellanas, que aportan fibra y energía desde primeras horas del día. Esta receta, como casi todos los panes que necesitan fermentar, lleva bastante tiempo.

Ingredientes:
100 g de pasas sultanas
2 naranjas en zumo
400 g de harina de fuerza
1 cucharadita de sal
150 g de mantequilla en dados
2 huevos medianos
2 cucharadas de agua tibia
15 g de levadora de panadero fresca
100 g de avellanas tostadas y peladas
azúcar glass para espolvorear (opcional)
 
Preparación:
Pon en un cuenco las pasas y el zumo de naranja y deja remojando toda la noche.
Al día siguiente, mezcla la harina y la sal en un bol grande. Frota la mantequilla en dados y la harina con los dedos hasta que parezcan migas. Haz un hueco en el centro, formando un cráter y añade los huevos batidos y la mezcla de pasas.
Pon el agua tibia en un cuenco, desmenuza la levadora y mezcla bien hast que se diluya. Añade al cráter y empieza a amasar incorporando la harina de las paredes del cráter poco a poco, hasta conseguir una masa blanda y ligeramente pegajosa. (Si trabajas con KitchenAid, mezclas la mantequilla con la harina a vel. 2 hasta conseguir una textura de migas y luego vas añadiendo, en este orden, los huevos, las pasas y la levadura).
Si la masa queda demasiado seca, añade un poco más de agua tibia, de cucharada en cucharada.
Vuelca la masa en la encimera enharinada y amasa durante 5 minutos (En KitchenAid cambias el batidor normal por el gancho amasador y amasas a vel. 2 durante 5 min). Tendrá que quedar blanda y manejable, pero no pegajosa. Devuélvela al bol, cubre con film y deja reposar en sitio cálido unas 3 horas, hasta que haya doblado su volumen.
Vuelve a volcar la masa sobre la encimera enharinada, esparce por encima las avellanas y mezcla con cuidado. Cuando estén bien distribuidas, forma una bola con la masa y extiéndela formando un círculo de 20 cm. de diámetro y unos 3 dedos de grosor. Coloca sobre papel sulfurizado en la placa del horno que vayas a usar, cubre con un bol y deja reposar 1 hora hasta que haya doblado su volumen otra vez.
Precalienta el horno a 170º en modo ventilador.
Destapa la masa y mete al horno durante unos 30 min hasta que el pan esté dorado y al golpear la base con los nudillos suene a hueco.
Deja enfriar en una rejilla y espolvorea con azúcar glass si lo deseas. Aguanta 3 o 4 días, pero se puede congelar.
 
Imagen: Beatriz para MacRecetas
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: