Una experiencia extrasensorial, Azurmendi

el

Ayer tuve la grandísima suerte de ser invitada a comer en Azurmendi, el 3 estrellas Michelín de Eneko Atxa. ¡Qué os puedo contar! No se trata de comer, se trata de pasearse con los cinco sentidos por 20 platos, a cada cuál más exquisito.

Para haceros una idea, mirad su web. Ya solamente el emplazamiento y la decoración te avisan de que algo extrasensorial va a ocurrir de un momento a otro.

Azurmendi tiene dos edificios, uno el Prét-a-porter, con 1 estrella Michelín y luego, subiendo una empinada cuesta, el Gastronómico, un cubo de cristal con una cocina espectacular donde trabajaban unas 20 promesas de la cocina, porque eran todos jovencísimos.

Nada más cruzar la puerta, en el hall/jardín japonés, te sirven cuatro aperitivos: una bolita de Tchacolí con hierbas picantes, un cacahuete de foie, una anchoa ahumada en un botecito del que aún sale el humo y un coulis de hibiscus, todo ello servido en una cesta de picnic.

Azurmendi_picnic_1

Tras los aperitivos, y antes de pasar al comedor, pedimos que nos enseñasen la cocina. El jefe de sala, una vez entre fogones, nos obsequió con una bolita de morcilla y un caldo de alubias pintas. Buahhh, espectacular.

Y luego pasamos al comedor. Nuestra mesa estaba en primera línea de playa, es decir, al borde mismo de la cristalera con vistas a los valles vizcaínos, con un soleado día para disfrutar de todo, hasta del paisaje.

Me vais a permitir que os describa algunos de los 9 platos y 3 postres que nos ofrecieron, pero no de todos, para no romper la magia:

– Bloody Mar: una copa de reducción de oricios (erizos de mar) con una tosta con sus huevas. Así parece simple, pero nos colocaron en la mesa un cuenco con algas del que salía humo (nitrógeno líquido) con aroma marino.

Azurmendi_bloody_mar_1

– Té de tierra: un set compuesto por una tetera con caldo de setas, un cuenco con setas liofilizadas para añadir al caldo y una copita con un montoncito de setas al vapor, al que añadías el caldo y comías con deleite y pinzas, para finalizar bebiendo el té de setas. Simplemente exquisito.

Azurmendi_Te_de_Tierra

– Croissant de frambuesa con helado de queso fresco: un sorprendente crujiente finísimo, que se rompía en la boca nada más meterlo, y explosionaba con un refrescante helado, perfecto tras el ciervo que habíamos degustado anteriormente y que había dado fin a los platos salados. 

Azurmendi_Croissant_de_frambuesa

Si a todo esto añadimos un sutil Txacolí, el G22 de sus propias bodegas en los primeros platos, y un Rioja Baigorri para los platos fuertes, con la copa de agua siempre llena de Aqua Panna, la experiencia fue totalmente religiosa.

Imágenes: Beatriz para MacRecetas

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Rachel dice:

    You lucky girl! Did you save me a raspberry croissant? Thought not! x

  2. Pepa dice:

    No puedo más que decir “IMPRESIONANTE”, me das una envidia sana… Buen provecho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s